DOC Lourinhã

La región de Lourinhã ha estado asociada a la producción de vino desde hace mucho tiempo, como puede verse en la carta puebla, otorgada por D. Jordão, con autorización del rey D. Afonso Henriques. Además, diversos documentos relacionados con la historia de la viticultura portuguesa también se refieren a esta región.

El 7 de marzo de 1992, el esfuerzo y la labor de muchos, juntamente con la calidad superior del brandy, fueron reconocidos mediante la promulgación del decreto ley n.º34/92 que estableció la Región Demarcada de Brandy Vínico de Calidad con Denominación de Origen Controlado “Lourinhã”. Es la primera y única región demarcada del país dedicada únicamente a la producción de bebidas espirituosas y una de las tres del espacio europeo, en pie de igualdad con las famosas regiones de brandis franceses, Armagnac (2) y Cognac (3).

“Nuestros brandis son controlados por el cumplimiento y aplicación de la normativa que establece las condiciones de los suelos, las características de cultivo y tecnologías de vinificación, conservación, destilación, envejecimiento y embotellamiento que deben ser seguidas para que el producto obtenido pueda utilizar la mención de DOC “Lourinhã” concedida por la Comisión Vitivinícola Regional de Lisboa, que fue constituida por el decreto 739/2008”.

A lo largo de décadas, todas las acciones de desarrollo e investigación no han detenido el proceso que llevó a la demarcación de la región. Al contrario, se intensificó este proceso debido al apoyo a la comercialización y difusión del brandy, así como al apoyo a la Investigación Científica orientada a los brandis, que se ha llevado a cabo en el Centro Nacional Vitivinícola. Existen diversas publicaciones nacionales y extranjeras, que cuentan con la colaboración de científicos de esta institución, actualmente denominada Instituto Nacional de Investigação Agrária e Veterinária – Pólo de Dois Portos, que han investigado sobre este tema a lo largo de los últimos años.

En la comarca de Lourinhã los distritos que pertenecen a la región demarcada de Brandy de Lourinhã son los siguientes: Lourinhã y Atalaia (1), Ribamar (2), Santa Bárbara (3), Vimeiro (4), Marteleira y Miragaia (5), Moita dos Ferreiros (6), Reguengo Grande (7), Moledo y São Bartolomeu (8). Los distritos de Peniche incluidos son: Atouguia da Baleia (9) y Serra d’el Rei (10), el distrito de Óbidos y de Olho Marinho (11), el distrito de Bombarral y Vale Covo (12) y finalmente el distrito de Campelos (13) en la comarca de Torres Vedras.

Características edafológicas y climáticas

Los brandis son extremadamente aromáticos porque transmiten las características de las variedades de uvas utilizadas, de la región, de las condiciones edafológicas y climáticas y también del factor humano. El terroir (la relación entre el suelo y el clima que concede atributos únicos a una región vinícola) de esta zona determina las características cualitativas de las sustancias aromáticas y sápidas presentes en los vinos que originan el Brandy DOC Lourinhã.

Clima y Suelo

La región se caracteriza, en general, por la existencia de amplitudes térmicas bajas y es muy influenciada por la proximidad al océano Atlántico. El verano suele ser fresco a moderado, el invierno cálido a moderado, con precipitaciones de intensidad moderada y humedad relativa alta. En verano es frecuente que haya niebla por la mañana y no es habitual que se produzcan olas de calor. Esta zona es afectada por un clima templado mediterráneo de influencia atlántica.
El suelo es heterogéneo y poco fértil, al igual que el suelo de casi todo el territorio continental de Portugal. Por regla general, las vides se plantan en suelos mediterráneos pardos o rojos, normales o de arenisca fina, arcillas o arcillosas y de piedra caliza parda.

Variedades de uvas utilizadas

En el momento de la creación de esta región demarcada, se determinó que variedades de uvas serían las mejores para la producción del brandy, teniendo en cuenta la calidad de los vinos que a partir de ellas se producían. De todas las variedades de uvas que pueden ser cultivadas en la región, los viticultores prefieren las que son más fáciles de manejar y que producen vinos de mejor calidad. Por lo tanto, las variedades de uvas más utilizadas son la Palomino Fino, Fernão Pires y Uni Blanc.